Archivpost  Publicaciones ACAL  Formación ACAL  Carro de la compra

Lunes, 13 Abril 2015 00:00

Alan Turing, manuscrito de su vida atormentada a subasta

Valora este artículo
(0 votos)
Alan Turing Alan Turing
La casa neoyorkina Bonhams pone en el escaparate un manuscrito de 57 hojas en el que el padre de la ciencia informática explica su atormentada personalidad. "Este es el manuscrito más fascinante que he tenido en mis manos", explica Cassandra Hatton al referirse al cuaderno de trabajo de Alan Turing que se subasta este lunes en Bonhams Nueva York y que espera alcanzar una cifra de siete dígitos; un millón de dólares como mínimo. El trabajo del matemático británico se ha popularizado con el estreno de la película 'El código Enigma' y este cuaderno es, simplemente, diferente. Hatton, responsable de Historia de la Ciencia y la Tecnología de Bonhams y experta en libros raros y manuscritos, ha manejado otras piezas de valor incalculable de Galileo Galilei, de Albert Einstein o de Albert Newton. Pero este es el primero de su lista. "Es algo que muy pocas personas han tocado alguna vez, que casi nadie sabía que existía", dice Hatton satisfecha de poder compartir esta obra única con el público después de un año de inmersión entre sus páginas.
 
Tras dos horas mostrando el manuscrito y el funcionamiento de una máquina 'Enigma' empleada en la II Guerra Mundial, cuyo código consiguió romper Turing para descifrar los mensajes del ejército nazi -algo que en cierta medida alteró el destino del conflicto y salvó miles de vidas-, la experta sigue mostrándose feliz de explicar la grandiosidad del cuaderno.
 
Comprado en una papelería de Cambridge (Reino Unido), el manuscrito consta de 56 páginas y sus escritos se corresponden con los años 1942-1944, cuando Turing trabajaba en el complejo secreto de Bletchely Park para desentrañar el Código Enigma, según referencias en sus páginas. Considerado el padre de la Ciencia de la Computación, el matemático plasmó en ellas "cómo afrontaba los problemas, su método... es muy diferente a sus trabajos publicados y deja ver su personalidad", resalta Hatton. Entre sus anotaciones, figura una en la que explica lo "extremadamente difícil" que le resulta entender una fórmula de Leibniz. El matemático pasó muchas horas analizando el trabajo del pensador alemán.
 
Porqué estaba escondido
 
Cuatro meses antes de que Turing se quitara la vida en 1954 -como consecuencia de un tratamiento hormonal que fue obligado a seguir para 'curar' su homosexualidad y así evitar la prisión-, el padre de la Ciencia de la Computación escribió sus voluntades y dejó sus trabajos a un matemático amigo, Robin Gandy.
 
En 1977 Gandy depositó los papeles de Turing en el Archivo del King's College, pero se guardó este cuaderno cuyas páginas están divididas en dos partes claramente diferencias, de 26 y 27 páginas respectivamente comenzando, cada una de ellas, por un lado del cuaderno. Las que quedaron en blanco, sirvieron a Gandy como el mejor escondite para escribir su diario más íntimo. "Parece un apropiado disfraz que escriba estas notas entre las anotaciones de Alan, pero posiblemente es un poco siniestro", apuntó el discípulo de Turing.
 
Hace dos años aproximadamente que se conoció la existencia de este manuscrito. A Bonhams y a Hatton llegó hace uno, cuando los clientes se pusieron en contacto para investigar sobre el documento. Parte del valor que alcance el cuaderno en la subasta será donado a obras de caridad, según la compañía.
 
Este lunes, además del manuscrito, también se subastará una máquina 'Enigma' de 1944, como las utilizadas por el ejército alemán durante la II Guerra Mundial, cuyo precio estimado está entre 140.000 y 180.000 dólares.
 
Con apariencia de una máquina de escribir tradicional, sus tripas esconden un sistema de cifrado que convierte las letras pulsadas en otras diferentes: las combinaciones son múltiples. Turing encontró la fórmula para leer ese código en tiempo récord y sin la guía de descrifrado.
 
Esta labor requería muchas 'manos', especialmente femeninas. "Aunque en la película parecen seis o siete personas, miles trabajaban contrarreloj para romper el código. Y eran, principalmente, mujeres", explica Hatton. Se refiere a las WREN ('Women's Royal Naval Service'), que trabajaron en Bletchely Park.
 
No es de extrañar que junto a estas dos piezas, Bonhams subaste también una carta del siglo XIX escrita por Ada King, condesa de Lovelace y considerada la primera programadora.
 
La hija de Lord Byron escribió el algoritmo necesario para construir la primera computadora junto al matemático e ingeniero Charles Babbage con el que empezó a colaborar cuando tenía 18 años. La misiva de 1839 está valorada en 25.000-35.000 dólares.
 
Este lunes, en el centro de Manhattan un pedazo de la historia de la computación cambiará de manos. Queda por ver a qué precio.
 
CAROLINA MARTÍN
 
http://www.elmundo.es/cultura/2015/04/13/552ab043e2704e2c398b4571.html
Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí