Archivpost  Publicaciones ACAL  Formación ACAL  Carro de la compra

Jueves, 09 Julio 2015 00:00

La privacidad de los ciudadanos en las tecnologías de las smart cities

Valora este artículo
(0 votos)
Según estimaciones de la ONU, en 2050 el 75% de la población mundial residirá en grandes núcleos urbanos. Este hecho marcará de forma significativa la evolución de las ciudades inteligentes, que deberán dar respuesta a las muchas y variadas necesidades de estos ciudadanos. Esto va a exigir el tratamiento masivo de sus datos, para poder proporcionar servicios eficientes y de calidad. Solamente esta circunstancia ya nos permite ver con claridad el fuerte impacto que el desarrollo de las smart cities va a tener en la privacidad, ya que una parte muy importante de la información que se va a recoger, tratar y conservar serán datos personales.
 
Datos personales que se obtienen a través de múltiples apps, de los wearables, en diferentes contextos, durante largos periodos de tiempo y a los que se aplicaran tecnologías big data, con el fin de obtener conclusiones e inferir nueva información que no es visible a primera vista. Esta nueva información servirá de base a las empresas e instituciones para tomar decisiones sobre las personas.
 
Pero hay que tener en cuenta que para que la evolución de las smart cities sea sostenible es necesario que las personas estén dispuestas a facilitar información y, además, que esta información sea veraz y esté actualizada. Y esta información, veraz y actualizada, los ciudadanos sólo la facilitarán si confían en que sus datos serán tratados adecuadamente y se conservarán de manera segura y por un periodo de tiempo adecuado.
 
Además, en el ámbito de las smart cities, la seguridad de los datos personales no supone únicamente garantizar la privacidad, sino también la seguridad de las personas, de sus hogares, de su salud, de sus propiedades.
 
Cuanto más interconectados vivimos, más expuestos estamos a ataques externos e invisibles. Pensemos, por ejemplo, en un posible ataque a los sistemas que gestionan el tráfico o a los sistemas de potabilización del agua, al transporte público o a los sistemas de emergencias.
 
Así, la seguridad digital se convierte en un aspecto muy importante del diseño de las smart cities, y debe proyectarse desde un enfoque integral con el fin de salvaguardar a los ciudadanos frente a ataques invisibles.
 
Por todo ello, parece imprescindible que la privacidad se convierta en un valor añadido. Es necesario que las organizaciones la integren, desde el inicio, en el desarrollo de sus actuaciones.
 
Los conceptos de privacidad en el diseño, privacidad por defecto y las evaluaciones de impacto sobre la privacidad permiten a las organizaciones mejorar la gestión y el control de su información. La privacidad se convierte en un valor añadido de productos y servicios, aportando mayor confianza a las personas que los utilizan.
 
La Autoridad Catalana de Protección de Datos trabaja en el análisis del impacto que las smart cities pueden tener en la privacidad. En este sentido, en el Documento para el debate publicado en el año 2013 se llega a una serie de conclusiones:
 
-      Es necesario diferenciar aquellas situaciones en que se producirá el tratamiento de datos personales. Aspecto no siempre sencillo, ya que exige un análisis de las tecnologías existentes y de las posibilidades de interconexión de la información ya distribuida.
-      Deben evaluarse las tecnologías utilizadas para identificar los posibles impactos en la privacidad. Los tratamientos de datos personales pueden ser muy diversos; por lo tanto, resulta de especial relevancia establecer correctamente las interacciones entre todos estos elementos: tecnologías utilizadas, incidencia en los diferentes principios rectores en materia de protección de datos, instrumentos para mejorar la garantía de privacidad y necesidad de precisar el marco normativo aplicable.
-      Hay que definir de forma clara la legitimidad de cada tratamiento y distinguir la finalidad principal de los diferentes usos derivados o secundarios. Es preciso distinguir los supuestos en que será necesario el consentimiento, prestando especial atención al tratamiento de los datos sensibles.
Por tanto, es necesario que tanto el titular de la información personal como los diferentes responsables implicados -administraciones públicas, sector privado y empresarial, terceros que intervienen en el desarrollo e implantación de los diversos ejemplos de smart cities-, así como las autoridades y los operadores en materia de protección de datos, tengan presentes los diferentes principios, garantías y obligaciones exigibles en esta materia.
 
Los principios de protección de datos van a jugar un papel muy importante en la forma de diseñar las smart cities, ya que la información es imprescindible para crear el valor adicional que ofrecen las tecnologías como el big data, Internet de las cosas y el cloud computing.
 
Las dificultades prácticas para aplicar los principios tradicionales inherentes a la protección de datos personales, como finalidad, consentimiento e información, sólo nos pueden llevar a ser más imaginativos y en ningún caso a dudar de que sigan vigentes, como se ha planteado en algunas ocasiones.
 
El derecho a la protección de datos es un derecho fundamental que es, a la vez, un instrumento de garantía para el conjunto de derechos y libertades de las personas, y para  principios y valores esenciales como la libertad, la dignidad, el libre desarrollo de la personalidad y la no discriminación. Derechos y principios que son consustanciales al ser humano y son garantía de una sociedad democrática.
 
Así, sólo podemos llegar a la conclusión de que las tecnologías se tienen que analizar a la luz de los principios y valores inherentes a la privacidad. El diseño de las actuaciones que implican el tratamiento de datos de carácter personal tiene que incorporar la garantía de la privacidad al mismo tiempo que se continúa innovando y evolucionando hacia soluciones tecnológicas que mejoren nuestras ciudades y, en definitiva, nuestra sociedad.
 
Por M. Àngels Barbarà, Directora de la Autoridad Catalana de Protección de Datos
 
http://www.lawyerpress.com/news/2015_07/0807_15_011.html
 
Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí